Publicada en

Consejos para adquirir un vehiculo de segunda mano

comprar-vehiculos-segunda-manoEl mercado de segunda mano ha experimentado un notable crecimiento global en los últimos tiempos. Al margen de la crisis económica, hemos asistido a un cambio considerable en los hábitos de consumo que ha propiciado que la cultura de la reutilización se asiente en muchas áreas del planeta. El mercado automovilístico no es una excepción y por ello los coches y demás vehículos usados son algunos de los artículos que registran mayores operaciones por esta vía. La transferencia de vehiculos implica, no obstante, conocer una serie de pautas básicas a la hora de formalizar la compra.

El primer consejo que puede darse es que el vehículo que se adquiera responda a las necesidades reales del usuario. No es infrecuente que, ante la gran oferta disponible, el comprador se sienta tentado de adquirir un coche de gran calidad simplemente porque su precio le parezca muy atractivo. Si este vehículo no cumple con los parámetros que motivaron la decisión original de comprarlo, lo más inteligente es desechar esta opción. Ligado a lo anterior, es sumamente aconsejable dedicar un tiempo de preparación para ojear debidamente el mercado, establecer qué requisitos se buscan y tratar de dirigir la compra de manera precisa y pausada.

Con estas dos premisas en la mente, es el momento de pasar a la valoración técnica. Aunque no es lo más frecuente, la transferencia de vehiculos puede esconder determinados fraudes para los compradores. El cuentakilómetros es un elemento especialmente propicio a manipulaciones, por lo que si en cualquier momento se sospecha que ha sido alterado es mejor interrumpir la compra. El Real Automóvil Club de Cataluña establece que el 12% de los vehículos del mercado de segunda mano presentan manipulaciones de este tipo, fraude que puede neutralizarse comprobando el libro de mantenimiento o, en última instancia, solicitando un informe mecánico específico.

Otros elementos mecánicos que deben comprobarse son la corrosión (que si no se remedia a tiempo puede generar un gran daño al vehículo) y el consumo. Aunque este último parámetro sea difícil de examinar en detalle, hay que tener presente que determinados coches presentan un deterioro más rápido en lo que a sus niveles de consumo se refiere, algo que puede redundar en mayores costes de mantenimiento (no renuncies nunca a efectuar una conducción de prueba). Por último, conviene constatar que todos los documentos están en regla y que el precio acordado sea coherente con el precio del vehículo nuevo.